Tomamos un vaporetto y visitamos las islas más famosas: Murano, Burano, Torcello.  Pero no podemos olvidar las islas más pequeñas: san Clemente, San Lazzaro, San Servolo Certosa, San Erasmo y Pellestrina.

Con esta excursión no solo nos deleitaremos con lo etnográfico y los diversos paisajes de las Islas, también podremos apreciar el corazón histórico, artístico, cultural y popular del norte de la laguna   que se revela al visitante en sus múltiples aspectos, reflejan una realidad contradictoria pero interesante.

Esta es una experiencia evocadora, vivir por un día entero la cotidianidad de las Islas, sin afanes, con la mente dispuesta al descubrimiento y el asombro que provoca la belleza de la naturaleza y los rastros de la historia de la cua la parte norte la la laguna ha sido testigo.

Murano

En comparación con su hermana menor parece ser una pequeña ciudad, con sus islas unidas por una red de puentes y canales. Aquí se vive el arte y el oficio tradicional de la fabricación de vidrio, resistente al desarrollo del mundo globalizado.

Los maestros siguen templando a mano hermosos jarrones de cristal, vasos y lámparas. Muchas de las fábricas de vidrio orientadas a lo largo de las estaciones de los hornos “fornace”, están abiertas a manifestaciones públicas y es posible adquirir sus productos hechos a mano, con los estilos tanto tradicional como rococó veneciano, que se conjugan de forma armónica con la projección contemporanea de grandes nombres del diseño del mobiliario.

Si usted quiere visitar una vidreria y hornos “fornace” es posible en los horarios de trabajo semanal.

Los hornos funcionan de manera continua, sin embargo el mejor momento para hacer este fascinante recorrido es en las horas de la mañana. Es importante seguir las indicaciones de nuestro guía en los hornos “fornace” , para que nuestra visita no interfiera con el trabajo de los artistas y artesanos que no descansan un minuto para crear estas magníficas obras de arte. Lámparas, vasos, esculturas y muchas más sorpresas delante de nuestros ojos.

Otra joya de Murano es la Basílica de Santa María y San Donado del siglo VII. Caracterizada por sus espléndidos mosaicos, que encontraremos al recorrerla debajo de nuestros pies, como pájaros exóticos, figuras mitológicas y símbolos creados con fragmentos de vidrios de murano provenientes de los hornos locales.

Por otro lado, en la iglesia renacimental de San Pedro y Mártires, encontraremos frescos de los importantes pintores el “Veronese” y Giovanni Bellini.

Burano

Una pequeña Venecia en miniatura en versión popular, caracterizada por sus casas tradicionales pintadas con fuertes colores. La atmósfera de sus calles permanece tranquila y despejada como era hace muchos años, se contrasta con la pintoresca y viva isla de los pescadores, todavia, en la actualidad, la isla mantiene intactos sus ritmos, tradiciones y tonalidades.

Una explosión de color golpea al visitante que no ha pasado por aquí. Tal vez se encontrará con las situaciones típicas de la ciudad, como la anciana sentada frente a la entrada de la casa tejiendo un mantel de encaje.

Mientras los hombres pescaban las mujeres trabajaban en los bordados, para ayudar a mantener la familia, de hecho, fueron las mujeres con sus trabajos manuales de tejidos, quienes sostuvieron la economia de la sociedad local en el periodo particularmente desafortunado de la historia de la pesquería.

Torcello

La isla que una vez fue la capital de la laguna norte, cuenta en la actualidad con un numero de habitantes que se puenden contar con los dedos de la mano, te sorprenderá, se ofrece rústica y desolada al visitante. Unas cuantas casas aisladas, con sus techos cubiertos de naturaleza salvaje, jardines perdidos, que al final son la única dirección de una presencia remota en los ojos humanos de aquellos que, en el silencio absorto en este lugar semidesértico, tratan de recrear bulliciosamente una ciudad costera y portuaria.

Quien llega hasta aquí, da un paso en el pasado, casi 15 siglos atrás, abre la primera página del libro de la historia viva de Venecia, ya que es en esta isla, de la parte noreste de la laguna, donde se refugiaron en el año 638 D. C, los habitantes de la tierra de Altino que huían de los bárbaros: La laguna era protegida por pantanos que se creaban en las islas pobladas por nuevas civilizaciones de pescadores y comerciantes.

En Torcello encontraremos la primera basílica construida en Venecia, la gran basílica de Santa Asunción, de estilo románico-bizantino. Una iglesia al lado de una catedral, nos hace comprender la importancia de esta isla en un importante momento histórico. Por un largo periodo, Torcello fue el primer lugar de Venecia, un museo al aire libre. Quando la isla fue abandonada, los materiales de construcción fueron usados en la creación de la Venecia que hoy conocemos. Pero les aseguro que si tenemos la suerte de caminar por la Torcello con pocos visitantes, será una experiencia increíble.

Duración indicativa de la excursión: 6/8 horas

Precio: € 300,00 a partir de 1-6 personas

No incluido en el precio:

Barcos (vaporetto) diario

Entrada a la Catedral de Santa María de la Asunción € 7