Entre una y otra película, esperando la llegada del último divo de Hollywood, en los diez días de la muestra del Cine de Venecia, el lido ofrece lo mejor de sí mismo. Y parece que todo fuera hoy reunido, entre el Hotel Des Bains en el Grand Hotel Excelsior. Pero no es así.

El desarrollo del Lido de Venecia parte de la construcción de los primeros establecimientos balnearios, entre 1850, su máximo esplendor se encuentra al final de los años 30’s. En ese periodo llegaban de todas partes las comisiones de arquitectos, sobre todo venecianos, para la construcción de vilas de verano. La riqueza de los pedidos y la casi absoluta libertad de proyectar en un ambiente semidesértico, otorgaban la posibilidad de experimentar en el Lido la novedad del tan renombrado “ art nouveau” que en Italia se llamará “Liberty”. Quedaron muchos rasgos de estas operas, de arquitectos como Sullam o Torres.

Nuestro recorrido puede comenzar partiendo de la Villa Mon Plaisir, situada en la Gran Vía, comúnmente definido como uno de los edificios más significativos del estilo liberty en Italia. Despúes en la Vía Lepanto visitaremos el Hotel Villa Otello y la espléndida villa Romanelli. Solo por dar algunos ejemplos!

Cada año al final de agosto e inicios de septiembre, las estrellas del cine llegan en multitud al Lido deseosos por conquistar el león de oro, es el premio que simboliza la ciudad de la laguna.

Desde la primera generación de la muestra del cine en el mundo en la bienal del 1932, cada año llegan muchísimas personas de cada parte del mundo, es en realidad una hermosa experiencia, sea por la fascinación que crea la “red carpet” con las estrellas del cine, por las numerosas preyecciones o por la magia del momento.

La playa del Lido de Venecia tiene doce kilometros de largo y se puede recorrer de un extremo al otro, la playa del Lido colinda el mar adriatico, debe su fama también a las dunas naturales de arena dorada que se conjugan con la transparencia del agua del mar.

Envuelto entre mar y laguna el Lido es la playa de Venecia. Una isla bellísima, absolutamente única en el mundo, a través de los medios marítimos como el ferry-boat y el traghetto se puede unir a la tierra firme con la ciudad.

Para iniciar, tomaremos un aperitivo o un café en el gran hotel Excelsior, despúes ojalá, alquilaremos una bicicleta con la cual iremos al aeropuerto turistico para ver aterizar el Jet set … Seguimos nuestro recorrido al viejo cementerio Isrraeliano, para continuar hasta la iglesia de San Nicolas, de donde parte el crucero IV.

Tiempo aconsejado: El día entero