En la supremacía de los mares de Venecia, se tenia la capacidad de construir naves potentes, rápidas e sobretodo numerosas.

El secreto era el Arsenal, este era en realidad el corazón de Venecia. Aquí fueron construidas naves hasta la mitad de la primera guerra mundial. Es de poca difusión el hecho que una de las últimas reconstrucciones navales es la famosa nave de  Amerigo Vespucci, que tiempo después fue la pionera de la marina militar Italiana.

Vale la pena descubrir en este punto, lo que fue la verdadera grande fabrica del pasado. Antes del arsenal, las naves eran construidas en pequeñas fabricas dispersas en toda la ciudad, los dichos “Squeri”. Poco después del 1200, se dio un paso decisivo, se concentro y organizo la experiencia del pasado con la habilidad y conocimiento de decenas de pequeñas empresas en un único lugar de propiedad pública. Nace así el Arsenal, que por más de 400 años no hace más que expandirse, logrando obtener en esa época dimensiones impresionantes, lo que vemos en la actualidad es una pequeña parte.

El arsenal veneciano era una de las maravillas de Italia que más provocan impacto en los extranjeros. Aquí con un ciclo de producción auto suficiente se creaban Las Galeas. En esta ocasión fue utilizado por primera vez el sistema de cadena de montaje.  Por eso la organización del trabajo, la subdivisión en diversos repartos, el control de calidad de la materia prima y la estandarización de muchas practicas productivas conformaron los criterios modernos de fabricación. Se narra que en el 1574 sobre la dirección del Rey de Francia, Enrique III, los hombres, que trabajaban en el arsenal, fueron en grado de construir una entera gallea en el tiempo de un banco.

El arsenal es la única parte de Venecia circundada de un robusto complejo de murallas destinadas a proteger los secretos que volvieron grande La Serenissima. Las Galleas son embarcaciones que eran construidas en ese tiempo de larguezas entre 35 y 40 metros, pero sus medidas de ancho no superaban los 15 metros. Confiriendo a este tipo de embarcaciones la característica de una inmensa y larga canoa, que se podía deslizar en la superficie del agua.

Maniobrabilidad, velocidad, puntualidad, seguridad, estos son los elementos que destacaron a la gallea como la nave más adapta al transporte de cargas preciosas. Los equipajes eran transportados por 200 y 250 hombres.

Tener tantos hombres a bordo producían indiscutiblemente muchas ventajas, como el hecho de volverse inatacables para los enemigos.

Inicialmente la nave era más veloz, se movilizaba sin tener obligatoriamente el viento a favor, solo que se devian utilizar los remos, (en esa época no existían los motores) se garantizava la puntualidad de la llegada de la mercancía.

Este itinerario nos llevara a uno de los lugares más secretos de Venecia, conoceremos la constitución de las galeas y visitaremos el museo naval de la ciudad. También recorreremos el barrio, o mejor aún un “sestiere” distrito, más bien desconocido de los turistas afanados. Les aseguro que será una experiencia fantástica.

Duración indicativa de la excursión: medio día – tour de 4 horas.

Precio: € 200,00 por persona, a partir de 1-6 personas

No incluido en el precio:

> Barcos (vaporetto) diario

> Entrada al museo Naval